Dos Fotos Con Recuerdos
La Pájara Pinta
Album
NUEVOS POEMAS
Mis enlaces favoritos
ACRILICOS
La Pájara Pinta
 
Imagen
 
DEVORABA YO


"Queda una cisterna en la gruta.
Antes nos era fácil alumbrar las imágenes y los ornamentos
Por la alegría de los amigos que se mantenían fieles."
Jorge Seferis



Devoraba yo las frutas agusanadas
del jardín, mientras tú roías las raíces
de los árboles, para aniquilar la sombra.

Un rayo fulminante envenenó
las fuentes y los dóciles insectos.

Debajo de los endebles ladrillos
derruidos, bailamos con la muerte.

Tu eras ya una sombra de dolor
que los bares de la playa no reconocían.

El sol es una tea que quema mis pisadas.
Los insomnes agitadores del pánico
señalan los dulces mingitorios donde silbo,
haciendo mil guiños a la nada.


De: Jardín (inédito)


°°°|||°°°


HAY UN COLIBRÍ


Hay un colibrí
aleteando en la ventana,
-sabe que ya no estás.

Anda buscando un alma
que llevar al paraíso de las almas.

Ha libado en el ardor extraño del rencor,
risueñas florcillas agónicas del celo.

Yo permanezco aquí
sin atrever a escupir una palabra.

Le he indicado con mis ojos
sin embargo, si supieras,
la vereda que lleva a tu morada,

-la luz en la celosía de tu nueva casa-

la luz de la mirada con quién hoy
mancillas el recuerdo, enredadas lenguas,
y el olor peculiar de nuestras sábanas.


De: Jardín


°°°|||°°°

NOCHE BUENA 2001

Es larga esta noche, y la guerra lenta fluye, hilillo de sangre,
polvorín y lontananzas de incendiados alaridos; consumiéndose
lenta, lenta, lenta, palpita el dolor de la gangrena.

Esas obscuras llamadas del muecín desde lo alto,
oraciones a los dioses que suenan ocupado.

El hedor a perro muerto, y humanas carnes a medio cocinar,
parece envilecerse con el cloroformo y la morfina, agotados, de los improvisados hospitales.

El pus acumulado y maloliente de las intimidades, se desborda, por las avenidas globales de un siglo que bosteza,
y comienza a caminar sobre los campos de minas, apolinarmente lúdicas y mortálmente ciertas,
como ríos de lava por los suburbios de las ciudades asediadas.

Es larga esta noche, y una obscura y fantasmal rogativa se alza en los acantilados, sin luna, de las costas.

Una pálida y desencajada procesión de sombras -sida y miseria-, nos zanja el paso
hacia los bares y los parques ahora desiertos;
qué explosión de ganglios inflamados!
qué soberbio resplandor de huesos y calaveras debajo de la piel translúcida y macilenta!
qué exhuberante chisporrotear de pústulas -violáceas, amarillas, negras-, agazapadas en la bruma y asolando, qué de furias ébrias!

Las anémicas y virtuales luces de los ordenadores y televisores, obvian ese largo
y circular alarido de Münch, cruzando el puente, hacia un mañana profetizado por inciertos púlpitos.

Es larga esta noche, y es largo el recuerdo de sus labios, hoy, sobre estas letras,
y es inútil el refugio en las bibliotecas llenas de sueños y nostalgias de futuro.

El tiempo, frenéticamente, avanza
a velocides inasibles, y mis pies, descarrilados,
apenas alcanzan a atisbar, -allá, lejos, aquella chispa primigenia en el abismo,
allá abajo, en esa hondura abisal del frenesí de prehistorias- ¿Cómo comenzó La Luz a circular?

¿Emigrará está especie cosmófaga,
-me pregunto- hacia otro cosmos de sangre nueva, una vez ultimado el último animal, la última ceiba, la última rosa y el último baobab?

Es larga esta guerra con La Noche, y
son largas las cicatrices de La Voz:
la ceguera mundial me sobrecoge, y es tan cierto el destino que corroe las vísceras del hombre.

Es larga, mi amigo, esta noche; de matanza en matanza rueda el arquetipo de este árbol vital;
mientras aquel niño apura, con agua enrarecida, su duro, pero riquísimo, mendrugo: Golosina ejemplar de esta larga,
larga y larga Nochebuena.


¶¶¶


ESTARÉ ALLÍ

"Oh Captain! My captain! Rise up and hear the bells"
Walt Whitman



Estaré allí con vosotros
sin importar esté muerto o vivo
Estaré levantando nuestra nueva morada
Colocando la primera piedra
los cimientos de la casa del hombre
y supervisando la ardua construcción

No en vano mi vida doy
hasta el último verso y el último beso
Estaré allí con vosotros compañeros
compañeras del nuevo siglo lactante
que brota justo después de tanta guerra

Estaré presente internacionalistas
verdaderos proletarios
respetando el derecho de todas las naciones
y todos los seres de la Tierra

Estaré allí tal cual soy
deshinivido y ético
lógico hasta el desequilibrio anárquico
profúndamente ateo y religioso hasta los tuétanos

Estaré allí sin duda
sin especial respeto
solémnemente felíz de haber ganado otra contienda
contra la soledad el desamor
la obscuridad la miseria y la muerte.




ESPEJISMO DEL AMOR



No estabas tú
no estaba yo
en ese sueño que vivimos
sin saberlo.

No tu corazón
y no mi lengua
en ese extraño coloquio
de avatares y recuerdos.

No hubo adorador
no idolatrado
en ese fatuo roce
de sombras al atardecer
sólo se filtraba el sol
entre dos cuerpos.



ESTA HABITACION


Esta habitación desordenada
esa música tacto ausente
hetílico
espera obsesa desa muerte
lechosa que no existe

Espera con palabras
construyéndote malos poemas
como los que tú mereces
cuando le sacas cuerpo mudo
a la hostia ácida de un beso

Esta habitación desordenada
con el orden exacto que sale de tus ojos
espera muda ya.

Entonces otra vez esa música
abre una puerta en el pasillo
soledad habla, -los carros
en la avenida de charol mojada-
y como en una húmeda madriguera
entro en mi.

Un anciano recoje latas en la esquina.






-Edgar E. Ramírez Mella-


imagen
LOS LAGARTOS...

Los lagartos tumbados al letargo
sobre tu vientre y tetas de isla tropical
El ocio del día
los alcoholes fuertes de la noche
y el caliente deseo en las entrepiernas de los transeuntes
Los años se suceden como el sol y la lluvia
y bravatas marinas sobre la torpe roca
Estado colonial y tráfico de muerte
mercado de carne nueva e inocente
las usureras iglesias proliferan a la sombra
de esa bestia obscura
El malestar del invasor en tiempos sin guerra
es el pan nuestro de estas islas morenas
asediadas y usadas para probar sus máquinas siniestras
Camino las calles
cruzo las plazas
comparto la verguenza con la gente
la pereza del alma
y la enfermedad de la pobreza
Me engaño
hago el amor y descanso en el olvido
como cayendo en un pozo sin fondo de inmundicias
Sinembargo espero
borracho un día de luz emergiendo de las aguas
y ángeles mugrientos inflamados de rabia.


¶¶¶

25 DE JULIO DE 1978
En ocasión del asesinato de los jóvenes independentistas
Carlos Soto Arriví y Arnaldo Darío Rosado por el agente encubierto A.Malavé, la policia y el gobierno de Puerto Rico, en el cerro Maravilla.

“y ocultan en la cabeza
una vaga astronomía
de pistolas inconcretas”
F. G. Lorca


Ave mala oscura e incierta
pájaro fétido de hades
negras cloacas tus dos ojos
oculto a la luz traiciones haces

Mala entraña inhóspito y yermo
corazón servil de vendepatria
cínico bambalán asesino a sueldo
espiritu raquítico pobre contrahecho

Mala fé malformación del tiempo
de la raza vergüenza sobrehumana
chota y traidor a justa causa ajeno
a la nobleza a la patria y a su cielo

Mala sangre esbirro sombra y herramienta
de una ley podrida y extranjera
rosas granas del rosal isleño florecieron
maravilla de dolor a tu sueño de aspid y de rata

Hay voces de luz clamando su venganza
habremos de esperar hasta la siega
para apartar la buena yerba de la mala

Mal ave judas pieza de una vaga
y antinatural cosmogonía que pretende
inútilmente abalear y estrangular al alba .


¶¶¶

ALZO LOS OJOS
“Amo lo tenaz que aún sobrevive en mis ojos”
P. Neruda


Alzo los ojos futura habitación de nerviosos gusanos
más allá de los vientos terrestres
saturados de plegarias de profetas de la guerra y la muerte
alzo los ojos más allá de la lluvia
a cántaros de zinc y de cristal sus tinteneos
pálida sangre sobre los tejados
más allá de la ausencia y mis brazos desiertos
saco la lengua y alcanzo entrepiernas astrales y ojivas celestes
hasta lamer el vacio intenso y fértil

En la ciudad ningún rosal florece
ejército de pasos y paraguas
timbres de teléfonos lejanos
mudos reflejos de televisores y neones nocturnos
furtiva e inútil solidaridad de relojes veloces
desamor de quienes dormían en mi sueño y soñaron mi almohada

Para ese dolor no bastan los fuertes licores de las islas
ni los mágicos frutos del shamán
para ese dolor que no es dolor no bastan esos cuerpos
que no se repetirán con la mañana próxima
no el débil brazo del amigo más fiel
frágil y vano como el día más cercano ahora extinto
para ese dolor no no bastan
ni el preñado vacio ni el loto esplendoroso

Entonces bajo los ojos por la arena y la espuma y el musgo
y el beso que rodó por el suelo y el polvo
y dejo a los vientos jugar con mi pelo
donde quiera ir la libertad arrojando mi suerte.

¶¶¶

NOCTURNO CUBISTA
...en medio de cárdenos esplendores y catedrales de humo
Ernesto Sabato (en Abaddón)


Sobrecogido por el hondo cielo
de la noche. Shhh... Escuchen!

La luna eclipsó las almas:
nenúfares obscuros y sangrantes.

El terror primigenio ronda
los árboles umbrosos y las calles del pueblo.

El viento estelar ingrávido.
Los enemigos invisibles.

-Destellos fugaces de navajas
detrás de entreabiertas persianas
y puertas inquietantes,
frente a esa dimensión crepuscular
donde cruje inadvertida y lejana la madera.

Cárdenos esplendores y catedrales de humo,
las piras de los libros y las idéas llameantes.

Los conjuros aprendidos
de la leche y la sangre primeras.

El poder jadea
y su aliento de hielo nos saca los ojos.

La guerra de los ajedrecistas
y la casaca manchada del arlequín

La soledad... inexpresable,
y la imposibilidad de producir dos ases iguales.

¶ ¶ ¶ ¶ ¶

©EERM. De: ESTACIÓN DE LIRIO,Editorial Isla Negra, Santo Domingo_Puerto Rico, abril, 2006
www.islanegra.com
 
•MOTOR DE OTOÑO•


"Llueve el otoño aún verde como entonces
sobre los viejos mármoles,
(...)
Hay formas transparentes por el valle,
embeleso en las fuentes,"
Luis Cernuda (en Sentimiento de Otoño)





La frágil memoria de la historia,
las fotos exhumadas,
la vida empeñada en vivir en calma
aquel temblor del cielo
como relámpagos:
jinetes celestes que no hallaban tregua.

(Tantas rosas que cuidar...
y se hizo tarde).

En el parterre la fuente
refleja desdibujados mármoles,
como nuestros besos
lejos, detrás del grito
de enajenadas golondrinas,
el arco roto y hondo el cielo,
columna en la mojada orilla:
esfuerzo celeste
y flamante de los flamboyanes.

Olvidado esta el azufre
de la tierra lacrimosa.
Sólo la condena de caminar de noche solo
con las resbaladizas sombras.
Hoy que las hormigas desinfectan mis heridas.


†††


INVITACIÓN AL BOSQUE (mas allá de la noche)

me llaman desde allá,
larga voz de hoja seca
Luis Palés Matos

e internarte en el bosque
en connivencia con lo obscuro
Angel Crespo

M'illumino d'immenso
Giuseppe Ungaretti

i boires entintades de capvespre
Bartomeu Rosselló-Pòrcel


Barandal de mis ojos la escollera,
exteriorizo sombras y luceros,
vulnerados silfos de la vegetación del alma,
dejando atrás la crepuscular pátina
del fragor de atardeceres incendiados por las islas,
que lacera y cerca todo el mar
de terciopelos, oro y púrpuras.

Cabalga conmigo hermano
hasta que la noche sea extinta
y con dos zafiros en los ojos
desnudemos al alba cruel que amaga herirnos.
Cabalga conmigo caro amigo, hasta extirpar el día
del calendario vertiginoso
y sus acelerados minuteros,
para caer hacia el abismo de mañanas nuevas,
deshinibidos, ebrios, montados en este bravo mustang del instinto.

Narcóticos parajes, húmedos,
perfumados de telúricas damasdenoche,
encendidos lirios y tímidos alhelíes;
gigantes hojas con glaucos ojos que nos miran,
el aterciopelado gruñido del leopardo
entre sangrientas bromelias y núbiles orquídeas,
palpitaciones lunares por el bosque umbrío,
donde los cercanos y telegráficos ecos del xilófono
de insectos y de fieras, los cantos nocturnos
del guabairo y las flautas del bambú,
-el aduanero Rousseau entre madreselvas y lianas haciendo un guiño-
crean esa atmósfera del lúcido sueño
del bardo alucinado,
o la sombra amada que nos guía,
mas allá de todo y nada,
donde uno es pleno y escucha cómo crecen
la hierba y las silvas desde el pecho hacia la profunda noche,
en una vorágine de labios, insurgentes cuásars,
médulas vivas y lácteas constelaciones.

Haciéndonos uno con el río de minerales íntimo,
-cinabrio, cobre, platino- subterráneo;
debajo del prepucio de los capullos de las rosas,
carbunclos encendidos,
por un paisaje de topacio y malaquita,
en tácita connivencia con lo desnudo y con lo puro.

Escucharás tu voz entonces, traspasada por un viento,
después del torbellino tumultuoso de los átomos,
transformándose;
todo se dispersa,
-las entrañas henchidas de melosos y solidarios gusanos-
se recrea un universo de fulminados murmullos
y húmedos besos sumergidos en la obscuridad.

Renacerán del polvo íntimo y el certero limo:
el labio luminoso de flor y espigas;
las infatigables manos que amasan, curten y acarician
debajo de arduas y nuevas madrugadas;
los huesos duros y los ojos de la cara,
que añoran ya la brea y las marinas redes,
debajo del globo solar de azules amatistas;
en esta leve, rara, íntima y perfumada inmensidad.



••
•••
•••••
••••
••

TRES ESTADIOS DE UN SUEÑO
a José (Pepe) Liboy


¶ I [presto con fuoco]

Nos deslizábamos,
sobre la carretera rural,
como serpientes veloces ,
como serpientes voladoras.

Nos deslizábamos,
rápidos, sobre sábanas
viajeras, que recorrían el campo,
y carreteras cercanas a la playa.

Nos deslizábamos, sobre yaguas de ensueño,
sobre carreteras lúbricas,
resbalosas, impregnadas de alimentos vegetales.

Nos deslizábamos,
a la velocidad del delirio,
como serpientes; sobre nuestros estómagos,
levitábamos, al ras del suelo,
sobre mágicas alfombras,
o sábanas correntonas,
por caminos rurales.

Algunos, habían tropezado
con la maldad de las gentes,
que había arrojado
por los caminos cristales y clavos.

Nos deslizábamos, sobre sábanas y mantas,
por las carreteras del sueño.


¶ II [adagio con anima]

A velocidades lumínicas. Paisaje sin tiempo-
hablando, sin palabras, con el extranjero oculto
en esas desconocidas alcobas y rincones obscuros de los armarios.

A velocidades de chispas, inhospito hospedaje,
paisaje mudo y desierto: horizonte en ruinas, y rocas
descomunales de alabastro y basalto erosionadas,
paisaje de magma y ceniza de extintos volcanes
y rieles deshechos de trenes desaparecidos.

A velocidades de fuego, donde las sombras de la selva
y las sombras de las rocas polvorientas
son arquitectura inseparable.

Paisaje sin memorias, que puedan contar sus desenfrenos abismales,
gigante nostalgia de hierro y carbón...
-Del blanco humo entre las hojas verdes de los árboles.

Esperábamos, allí pegados al silencio, esperábamos
allí, en el confort del desierto,
mientras el deseo crecía, con las sombras del sol al desplomarse,
anhelando aturdirnos en la carne olorosa,
a frutas, a nardos o a rosas...
ausente, ahora ya, para Siempre.

¶ III [andante presto con motto]

¿De dónde? ¿Por dónde?
Esas voces atardecidas
de niños terribles.

¿De dónde? ¿Por dónde?
Haciendo añicos la espera infinita
más frágil que el vidrio,
cortando el aliento más íntimo
del sueño del fauno,
- más leve que escarcha -
alborotando el silencio sin pájaros.

¿De dónde? ¿Por dónde?
Lago violeta de escamas doradas,
relámpago estático: el sol vislumbrado a hurtadillas,
próximo a tirarse al agua,
dedos rosados entre las grietas
iluminando sus dientes,
y luego esa fuente muy cerca del cielo
en esa terraza antiquísima.

¿De dónde? ¿Por dónde?
Muchacho de pelo muy rubio y ojos marinos,
por donde surcan los transatlánticos abandonados.

¿De dónde? ¿Por dónde?
Joven soldado del crepúsculo,
ahora, en esta tarde,
en el ocaso del mundo,
me rapta tu desnudo torso
y contemplo extasiado tu dorso tierno y duro,
tus nalgas redondas acariciando la lija de las rocas.

¿De dónde? ¿Por dónde?
Tú que soy yo mismo ángel desnudo,
dos cuerpos anudados, gozándose,
con toda la fuerza inocente de las tempestades
dormidas del abismo.

¡Sodoma! ¡Sodoma! ¡Sodoma!
El semen de tus muchachos
es hoy sal en las aguas del mar.


¶¶¶


ES TRISTE EL RUIDO


"Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman"
Luis Cernuda.


Es triste el ruido que dos cuerpos hacen
cuando aislados se aman,
es triste oirlos en la noche jadeantes,
egoistas sierpes deslizándose, entre saliva
heces, flujos, sudor y sangre,
es triste imaginarlos ciertamente gritando sigilosos
trenzados en una sola lengua
gimiendo en un solo árbol de carne
temblorosos - ellos dos solos- tocando de frente al infinito
debajo del trueno de sensuales aguas turbulentas
o como una tea susurrante en medio de la noche más lóbrega de invierno,
oirlos, estremecidos delirar y tiernos golpearse,
- chiriar dulce cuando frótanse los dientes -
casi sentirlos y no poder..., acercar nuestro dolor alzado.

No, no somos invitados a esa fiesta,
en la contigua habitación
de sábanas escasas y pequeñas,
privada fiesta de dos que sueñan que se aman.



mesa-de-mimbre
fotos de cuadros
MARGINALIA -Poemario
Lulú, Librería y editorial virtual.